Paseos en Bote

Sentirse por un día navegante a los pies del desierto es una experiencia primitiva y reconfortante. Estar en sintonía con el mar, la brisa y las gaviotas modifica la visión sobre continente y océano, poniendo el punto de vista del marinero más cerca de la espuma, que del cerro. El vaivén apacible, la interpretación y el avistamiento de especies y espacios produce una conexión directa y esencial con el medio marino. Ver ballenas, delfines, lobos marinos, peces, algas y otros ejemplares que pueden ser exclusivos en el mundo, lo hacen una experiencia única.